INICIO > información general 21 abril, 2021

Proponen que una de las hijas de Máxima sea reina de Argentina

Mario Santiago Carosini es el presidente del Movimiento Monárquico Argentini y en esta entrevista cuenta por qué razones propusieron a las hijas de Máxima como posibles reinas de nuestro país. 

El Movimiento Monárquico Argentino está despertando interés desde que el grupo anunció que presentará un proyecto ante el Congreso Nacional para exponer sus ideas sobre el sistema de gobierno que debería regir en nuestro país. Mario Santiago Carosini es el presidente de esta agrupación, y en diálogo con LA NACION explicó porqué consideran que una de las hijas de Máxima de Holanda podría ser una “buena reina” para los argentinos.

Oriundo de Bernal, el hombre de 58 años preside el movimiento que asegura que establecer en el territorio una monarquía es la solución para los problemas institucionales de la Argentina. Carosini explicó que cuando analiza la situación actual de los ideales que representa, siente que actualmente están “huérfanos”, porque todavía no tienen una casa real que se reivindique como propia.

Así fue como surgió la propuesta de que alguna de las hijas de Máxima, ya se la princesa Alexia o su hermana, Ariane, -sin considerar a Amalia porque es la futura heredera al trono holandés- pudiera ser en un futuro la reina de nuestro país.

“Nuestra situación institucional nos lleva a actuar de manera diferente al resto de los movimientos monárquicos del mundo que, generalmente, tienen una casa real propia”, señaló Carosini en diálogo con este medio. Y agregó: “Esta situación altera nuestra estrategia porque nos obliga a hacer dos cosas simultáneas: primero difundir las bondades de nuestro proyecto de monarquía constitucional; y segundo, buscar una dinastía para nuestro proyecto”.

“La princesa Alexia podría ser una buena alternativa, o eventualmente su hermana. No la única, pero sí una buena alternativa”, afirmó con seguridad. Sin embargo, dejó en claro que cuando presenten el proyecto en el Congreso a finales de este año o a comienzos del 2021 no mencionarán a ningún miembro de la realeza, porque para eso necesitarían su permiso previo.

“Será un gesto político institucional donde propondremos el sistema y dejaremos librado a una asamblea constituyente la designación de una dinastía para que ejerza la jefatura de estado en nuestro proyecto”, explicó. En este sentido, como presidente del grupo aseguró que el respeto es uno de los valores centrales que defienden, y jamás propondrían a nadie como posible rey sin haber tenido una charla previa con los involucrados.

“Por supuesto que otras alternativas son las dinastías que han formado parte de nuestra historia, como por ejemplo los Austrias o los Borbones, ambas en sus distintas líneas”, sumó. También comentó cómo serán los pasos futuros del movimiento: “Hemos iniciado el camino de contactar posibles dinastías que se embarquen en nuestro proyecto monárquico, qué es muy serio, y creemos que aunque hoy parezca una utopía, es muy posible en un futuro no tan lejano”.

Incluso habrá un Foro Internacional Monárquico en septiembre, en la ciudad de San Pablo, Brasil, un evento para el que Carosini fue designado vicepresidente: “Allí se hablará de nuestra innovación institucional: el sistema de protección del contribuyente a cargo del rey, para defender no sólo aquí sino en todo el mundo, de los abusos impositivos a los ciudadanos”.

Por último, aseguró que el movimiento monárquico “refleja la realidad de la sociedad”, por el hecho de estar integrado por peronistas, radicales, izquierdistas, derechistas, fieles de varias religiones, todos unidos por el sueño de un sistema “que vincule de manera armoniosa gobierno y ciudadanía”.