INICIO > general 16 abril, 2020

Manipulación de alimentos en tiempos de pandemia

En el contexto de la pandemia por el Covid-19 desde la Municipalidad de Posadas recomienda algunas pautas a seguir en relación a la manipulación, compra y consumo de alimentos.

 

Si bien, hasta el momento, no hay pruebas de que el virus se transmita por los alimentos. El virus se propaga de persona a persona, pero, podría existir, sin embargo, un potencial riesgo de transmisión en casos de personas infectadas que manipulen alimentos. En una situación así, las superficies de los envases y alimentos (frutas, verduras, carnes, etcétera) podrían llegar a contaminarse.

 

Los expertos en seguridad alimentaria del municipio, sin embargo, consideran que el riesgo de adquirir Covid-19 a través del manejo de productos frescos es muy bajo.

Prácticas de higiene y manipulación

 

Las prácticas de higiene y manipulación que los especialistas en seguridad alimentaria han promovido incluso antes de la aparición del Covid-19, que también reducen los riesgos de aparición de otras enfermedades de transmisión alimentaria son: la limpieza de los espacios y superficies con productos detergentes para reducir los restos de alimentos, suciedad, tierra, grasa u otros agentes contaminantes.

 

Luego, enjuagar con agua segura y sanitizar o desinfectar con agua con lavandina para reducir el número de microorganismos presentes en el medioambiente.

 

Para preparar la solución de agua con lavandina se debe colocar un pocillo de café (100 ml) en un balde con 10 litros de agua o poner dos cuchara sopera (10 ml) de lavandina en 1 litro de agua. Por último, enjuagar con agua segura y secar las superficies.

 

Respetar el orden: detergente, enjuague, lavandina y enjuague. No mezclar desinfectantes, ya que su uso inapropiado puede inactivarlos o ser peligroso para la salud.

 

También se puede realizar la desinfección con alcohol etílico al 70%, para su preparación se colocan 7 partes de alcohol y 3 partes de agua en un recipiente limpio o en un rociador.

 

Hay que tener en cuenta que es inflamable y tiene que estar alejado del fuego, por lo que en espacios como la cocina se desaconseja su uso. En cambio sí es aconsejable mantenerla sobre mesas de trabajo, escritorios, salas de espera y en todos los ambientes de la casa donde los integrantes compartan tiempo y espacio. Otra ventaja de este desinfectante es que no necesita enjuague.

 

Quienes manipulan alimentos deben lavarse las manos antes de comenzar a trabajar, antes de manipular alimentos cocidos o listos para comer, después de manipular o preparar alimentos crudos, después de manipular residuos, después de las tareas de limpieza, después de usar el baño, después de sonarse la nariz, estornudar o toser, después de comer, beber o fumar y después de manejar dinero.

 

Al regresar de las compras, hay que lavarse las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos. Se deben lavar las manos incluso si se utilizan guantes porque los guantes contaminados, una vez quitados, pueden propagar gérmenes a las manos. Hay que retirar las superficies externas de las verduras de hoja y desinfectar el exterior de frutas y verduras para consumo en crudo.

 

También hay que desinfectar los envases de alimentos con una preparación de una solución de 10 ml de lavandina apta para alimentos (2 cucharadas soperas, depende de la concentración de la lavandina), en 1 litro de agua.

 

Y la cocción de alimentos debe ser como mínimo a 63° C, durante 4 minutos, para inactivar el virus.

 

Se deben desinfectar las superficies de uso común, como mesadas y tablas de cortar. Cuando sea posible, utilizar paños desechables o lavar los repasadores después de cada uso con agua caliente (60°C).

 

 

 

Principios claves

 

Es muy importante practicar y respetar los cinco principios claves de la seguridad alimentaria recomendadas por la Organización Mundial de la Salud:

 

  1. Utilizar agua y materia primas seguras.

 

  1. Mantener la limpieza.

 

  1. Separar los alimentos crudos de los cocidos.

 

  1. Cocinar completamente.

 

  1. Conservar a temperaturas seguras (refrigerar o congelar los alimentos).

 

Ya para finalizar los especialistas de la comuna indicaron que el conocimiento es prevención y, en tiempos de pandemia, esta máxima de la Organización Mundial de la Salud es más apropiada que nunca. Por lo tanto, los consumidores de alimentos, en el marco de esta pandemia de SARS-CoV-2, Covid-19, debe ser extremadamente cuidadoso e incorporar todas las buenas prácticas de higiene y saneamiento indicadas.