INICIO > general 2 marzo, 2021

Mamá y deportista a la vez: una jugadora de básquet amamantó a su hija en pleno partido

La imagen no deja de ser particular por el momento, la situación y todo lo que rodeaba al partido de su equipo, pero lo que dice Antonella es cierto. El acto maternal de amamantar, que debería ser tomado como normal, a veces genera este tipo de reacciones en la gente que deberían quedar en el pasado.

Aun así, la jugadora de basquet de Tomás de Rocamora, se expresó al respecto del momento que vivió junto a su hija Madi, de apenas 11 meses, y dio una entrevista para la Confederación Argentina de Basquetbol (CABB) al respecto en relación a su vuelta tras dar a luz, la organización de sus tiempos y el avance de la liga femenina.

“La verdad es que me sorprendió que algo tan natural para una madre como lo es amamantar generara tanta repercusión. Pero me alegra y me pone contenta que se nos a ver, que se visualice algo así. Que esto sirva para las mamás que están ahí, indecisas que piensan que después de un embarazo no se puede volver a la actividad, que sí que crean que sí se puede”, comenzó en sus palabras.

La base de 30 años jugó 25 minutos y aportó ocho puntos, tres recuperos, dos rebotes y una asistencia en la victoria de las entrerrianas por 61-44 sobre Vélez, a quien le quitaron el invicto. Sin embargo, el regreso se da luego de un año parado por la pandemia, pero también en un momento en el que pasaba sus primeros meses del nacimiento de su hija.

“Fue tomada en conjunto con el padre de mi hija, la verdad que es una movida importante y necesitaba el apoyo de tod@s. Tanto de él, como de la familia”, contó Antu, que además tiene a una de sus hermanas como entrenadora y la otra como asistente de comunicación, que suele darle “una mano” con Madi en los días de partido.

“Por momentos hago malabares realmente. Corro de un lado al otro y ella, por suerte, va a la par mía. Es una niña muy buena que se adapta a todo, porque hay días en los que va conmigo a entrenar, otros se quedan en la casa de la abuela o con las tías. Recalcó siempre que es fundamental el apoyo y sostén de la familia y amig@s. Sin ellos nada podría ser posible. Soy Licenciada en Psicomotricidad, así que también estoy trabajando como particular. Cuando estoy con pacientes ella se queda en la casa de la otr@s abuel@s, la bisabuela y la tía. La verdad es que tengo una red increíble”, cuenta en la entrevista con CABB.

Por otro lado, remarcó la relación de sus compañeras con Madi y destacó que “tod@s son un poquito madres y padres”. “Me dan una mano increíble, ya sea llevándola cuando bajamos de la traffic o ayudándome con los bolsos. Por momentos sólo necesitaba que se la lleven a dar una vuelta para organizarme, y ahí estaban ell@s para eso. ¡¡Son lo más!!”, asegura Antonella.

La familia González tuvo varios representantes en Rocamora y además de las mencionadas integrantes del plantel, también sus sobrinas formaron parte y compartieron equipo con ella durante el 2019. “El básquet corre por nuestra sangre. En casa se habla mucho del deporte. Es nuestra pasión y le tenemos un amor increíble, al igual que a nuestro amado Rocamora, así que imaginate que para mí jugar una Liga con estos colores es tocar el cielo con las manos”.

Ante esto, destacó el impulso de la liga femenina nacional. “Me gusta porque está todo muy parejo, como pocas veces la he visto. Me alegra que el básquet femenino esté a este nivel. Lo festejo. Esta liga que tanto, tanto, soñamos está acá y ojalá siga creciendo año a año”, sentenció.

Fuente: Filo.news