INICIO > ECONOMÍA 27 diciembre, 2018

La producción industrial volvió a caer: privados estiman bajas de hasta 9% en noviembre

Los últimos informes de FIEL y de OJF indican que el sector aún no encontró su piso en el medio del ciclo recesivo.

En el frente industrial, los números mantienen la tendencia negativa y no muestran señales de encontrar un piso de la fuerte caída que experimenta el sector desde que se empezaron a ver los efectos de la crisis cambiaria de este año. Para noviembre  desde las consultoras privadas anticipan una caída de entre 7% y 9% interanual.

El informe del Centro de Estudio Económicos de Orlando Ferreres & Asociados (OJF) reflejó una fuerte caída de 9,5% en su Índice de Producción Industrial (IPI-OJF) respecto de noviembre del año pasado. Para el mismo período, el índice de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (IPI-FIEL) cayó 7,4% interanual.

Ambos datos coinciden con la expectativa tanto privada oficial de que el tercer y cuarto trimestre de 2018 serán los más duros en términos de caída de actividad, ya que la segunda mitad del año concentra episodios cambiarios de fuerte devaluación con su consecuente salto inflacionario y aumento en costos de los insumos importados para producir.

De acuerdo con OJF, la industria manufacturera acumula en 2018 una pérdida de 4,3% respecto a los primeros 11 meses del año pasado. En esa línea, desde FIEL estiman una merma ligeramente más suave, en 2,3% para el período enero-noviembre de este año.

Para noviembre en particular, desde OJF destacaron el desplome en producción de autos, un 18% menos que el año pasado. También hicieron hincapié en la contracción de 6,1% del sector alimenticio para noviembre. El dato fue producto de una caída del 22,6% en gaseosas y de 2,8% en vinos, señalaron desde la consultora.

También destacaron el peor registro en 25 meses para minerales no metálicos con una baja interanual de 14,5 por ciento.

En lo que va del año, tanto desde la consultora de Orlando Ferreres como desde FIEL registran una caída en casi todos los rubros relevados, con la única excepción de la siderurgia, y en menor medida el sector automotor (que todavía mantiene una leve ganancia por el buen comienzo de año que se experimento en venta y producción de unidades).