INICIO 26 mayo, 2017

Garupá desplegó una Patrulla Urbana para reforzar la seguridad de sus vecinos

Esta ciudad registra desde hace muchos años un crecimiento exponencial en el número de sus habitantes, a partir de la construcción de viviendas que llevó adelante el Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (IPRODHA), y dada la facilidad de accesos y transporte público que la comunican con Posadas, que disminuyeron notablemente los tiempos de traslado de una zona hacia la otra.

Pero ese incremento trajo consigo la demanda de numerosos servicios de parte de los vecinos, y si bien la mayor parte son satisfechas gracias a las políticas activas del Municipio, hay problemáticas que van requiriendo más atención y recursos, como las respectivas a seguridad y prevención vial.

A partir de ese concepto, el intendente Luis Ripoll acaba de instituir la “Patrulla Urbana”, un área que deviene de la actual Dirección de Tránsito, y que con autonomía de función actuará “en caso de eventos especiales con grandes concentraciones de personas y vehículos, como partidos de fútbol o los recitales que se organizan en el club Crucero del Norte, por ejemplo”, indica el jefe comunal.

Aclaró que también se podrá observar esa presencia “en caso de eventos naturales, como vendavales o tormentas de magnitud, en los controles rutinarios de tránsito, durante los controles de pases escolares y hasta en las colaboraciones con la Policía de la provincia durante los procedimientos de identificación de vehículos o búsqueda de delincuentes, donde aportaremos datos y logística”.

Este tipo de movimientos coordinados de diversas fuerzas -sumado al conocimiento más íntimo de la zona por parte de las áreas municipales-, son muy efectivos por ejemplo a la hora de combatir el narcomenudeo, el “marcado” de casa y a los “motochorros”, flagelos que azotan a todas las localidades, sin importar su tamaño o ubicación, y que requiere el compromiso efectivo de todas las instancias comunales para su erradicación.

“Otro requerimiento nuevo es de los vecinos que nos piden que también controlemos los baúles de los vehículos que son extraños a la zona, algo que se dio particularmente en el barrio Santa Helena, donde se registraron numerosas denuncias por robo”, añadió Ripoll.

Al respecto, también señaló la importancia del trabajo que se desarrollará junto a la Policía Provincial, a la hora de identificar documentación de vehículos: “Nuestras patrullas urbanas serían otro contralor, que puede verificar por ejemplo los pedidos de captura o casos de similar tenor, y ante actitudes sospechosas las mismas informarían inmediatamente a la Policía para pedir su presencia”.

Destacó lo importante que resultó la reciente instalación de un Comando en el barrio Santa Clara para obtener más rápidas respuestas. “Por ejemplo -citó Ripoll-, ante la menor sospecha la Patrulla Urbana llama a los efectivos a través del 911, y el móvil llega en la mitad del tiempo que tardaba antes, porque ellos tenían la base en el barrio Fátima”.

Personal y equipamiento para la seguridad en los barrios

A la hora de brindar más detalles, el intendente de Garupá precisó que la nueva Patrulla Urbana “será una división más del área de Tránsito, pero con sus respectivos jefes y funciones específicas: están los que controlan el transporte público y los remises, el tránsito en general, y la propia Patrulla Urbana que brindará seguridad, control, monitoreo y como ya referí, colaboración para eventos especiales”.

Para poder llevar adelante este ambicioso plan Ripoll explicó que “se destinaron 35 personas de la planta municipal dotadas con 20 motos, 2 cuatriciclos y 4 automóviles para cubrir la demanda, las 24 horas del día y los 365 días del año, con adicionales económicos para que sean bien remunerados en esta labor”.

Para la designación de ese personal, Ripoll contó que “se hizo un replanteo de la gente que teníamos destinada a la labor administrativa, y se dictaron cursos para ver quiénes tenían el perfil adecuado para trabajar en la calle”. Es que -según explicó- “hace falta un carácter especial para no ser superado ante un inconveniente, y para ser capaces de imponer autoridad sin autoritarismo, y para eso es imprescindible contar con herramientas particulares, como amabilidad, buena educación y presencia ante los automovilistas y los peatones”.

En este caso puntual, hizo hincapié en el trabajo de cuidado y prevención vial durante la salida de los chicos en los colegios. “Más que nada con los secundarios, precisó, que suelen caminar por las calles jugando sin prestar atención, no solo en las salidas sino además en las áreas circundantes de la escuelas. Hay una constante campaña de educación no solo para los conductores de vehículos sino también para los peatones, enseñando a cruzar por las esquinas y a respetar los semáforos”.