INICIO > información general 6 febrero, 2021

¿Es necesario seguir limpiando las cosas que vienen del supermercado?

En pleno debate acerca de si es posible el contagio de coronavirus por tocar una superficie, el biólogo Emanuel Goldman, profesor de la Universidad de Rutgers (New Jersey, Estados Unidos) y con la viróloga argentina Sandra Cordo analizaron la situación.

En pleno debate acerca de si es posible el contagio de coronavirus por tocar una superficie, el biólogo Emanuel Goldman, profesor de la Universidad de Rutgers (New Jersey, Estados Unidos) y la viróloga argentina Sandra Cordo explicaron que existe “poca evidencia” de esta vía de transmisión, por lo que los “esfuerzos” deberían estar puestos en el uso correcto de barbijos y la ventilación, aunque no desalentaron la limpieza y la higiene de manos.

“Poco o nada. Sólo dos o tres posibles casos en la literatura científica, pero ni siquiera estos están probados”, respondió Goldman, profesor de microbiología de la Facultad de Medicina de Rutgers al ser consultado sobre la evidencia del contagio del coronavirus por fómites o transmisión por una “superficie infectada”.

“Encontrar el ARN del virus suele equivaler a encontrar el cadáver del virus. Es lo que deja el virus después de ‘morir’. Lo único que significa es que el virus estuvo allí una vez, pero ya no está ‘vivo’ (con capacidad de infectar). Este es un virus frágil que muere rápidamente en el medio ambiente y cuando se seca. La luz solar lo mata casi de inmediato. Prácticamente todas las pruebas para virus vivos (con capacidad infectiva) cuando se encontró ARN viral han sido negativas”, explicó Goldman.

En este aspecto, la viróloga e investigadora del Conicet Cordo sostuvo que “existe numerosa evidencia de la presencia (y persistencia por muchas horas) de genoma viral en superficies de diversa índole (como cartón y aluminio) en situaciones experimentales (condiciones simuladas en laboratorios), pero no existen datos originados de situaciones reales de contagio”.

No obstante, Cordo – quien trabaja en el laboratorio de Virología (IQUIBICEN-Conicet) de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA)- sostuvo que “esto no implica que podamos descartar el contagio por la vía de fómites pero tampoco podemos saber con certeza cuántos de los contagios en la vida real se deben a esta vía de transmisión”.

En relación a qué significa encontrar ARN del virus, la investigadora explicó que “significa que hay genoma del virus, esto representa una chance de que haya virus infectivo pero también puede suceder que no; se ha descrito en la literatura científica muchas superficies con ARN viral y nada de virus infectivo”.

Por su parte, Goldman describió que el único escenario en el que él considera que es posible la transmisión por esta vía es “si alguien toca una superficie recién contaminada (dentro de una o dos horas después de la contaminación), y luego se toca la boca, la nariz o los ojos, también dentro de una hora o dos, sin haberse lavado las manos; pero incluso este escenario es hipotético”.

Ante la misma pregunta, Cordo fue más cautelosa en su respuesta: “La posibilidad de contagio por vía de la superficies se da cuando en ésta se encuentra depositado virus infeccioso y la persona se lleva la mano a la cara, nariz u ojos; hay estudios de esto en laboratorio pero no hay documentados casos de la vida real que nos permitan decir tiempos o condiciones específicas para que eso suceda”.

No obstante, el lavado de manos frecuente sigue siendo una herramienta clave para evitar el contagio de éste y cualquier otro virus o bacteria. “Todo lo que se tiene que hacer para prevenir esta posible vía por superficies es lavarse las manos con agua y jabón después de tocar cualquier cosa que pueda haber estado expuesta al virus”, aseguró Goldman.

En relación a la desinfección de los objetos, Corda sostuvo que “no desaconsejaría cualquier medida de limpieza porque en realidad es bueno que la gente se haya dado cuenta de que las cosas del supermercado pueden traer cualquier tipo de enfermedad ya que no sabemos donde han sido guardadas y quien las ha tocado (por ejemplo ratas)”.

“Es importante la idea de sumar cuidados y saber que hay otro frente que debemos atender y es el de los aerosoles. Todo parecería indicar que sí podemos relajar un poco con las cosas del super o con cambiarnos la ropa cuando venimos de la calle, lo que en mayo del año pasado nos sacaba el sueño”, indicó.

“Esa energía hoy la tenemos que poner en el uso de barbijos con buen ajuste, en mantener la distancia de dos metros y en ventilar los espacios cerrados para cuidarse de la exposición a aire potencialmente contaminado por virus”, concluyó.