INICIO > ECONOMÍA 2 mayo, 2021

Economistas estiman que la inflación de abril alcanzará el 4% en Argentina

Después de la estocada inflacionaria de marzo, cuando el índice de precios minoristas trepó al 4,8%, abril se presenta con una cierta desaceleración, aunque menor que las expectativas oficiales: los economistas prevén alzas superiores al 3,5% y en algunos casos, más cercanas al 4%.

De esta manera, el primer cuatrimestre cerraría con un incremento superior al 16%, si se considera que el primer trimestre ya acumula una suba del 12,9%, es decir que casi duplica al mismo período acumulado del año pasado (7,7% ) antes de la irrupción de la pandemia.

En abril, si bien es un mes estacionalmente bajo en materia inflacionaria, tallan el aumento de los alimentos que vienen subiendo por encima de la inflación general. Tambien las subas que autorizó el Gobierno a las prepagas del 4,5% y el segundo tramo de la suba escalonada de la nafta (15%), como también las suba en los alquileres y en el transporte.

De acuerdo con los registros de la consultora LCG, el índice promedio de las subas en los alimentos, en las cuatro semanas de abril contra las cinco semanas de marzo, señala que la inflación mensual asciende a 4,9%. Estos niveles de precios dejan un arrastre de 0,9% para el mes de mayo.

Según el economista Martin Vauthier, de la consultora Eco Go, el número de abril se mantiene elevado: entre 3,5 y 4%. “Es un número elevado teniendo en cuenta que durante el mes el tipo de cambio registró una desaceleración en el tipo de cambio oficial. Además, estuvo operando el ancla cambiaria, tarifaria.y los intentos del Gobierno de controlar los margenes empresarios”, explicó.

De todas maneras, según el economista, la brecha cambiaria, las tensiones en el mercado de cambios y las restricciones a las importaciones se siguieron filtrando en la inflación. “Eso genera que mas allá de que se intenten pisar los mecanismos de transmisión como el dólar oficial, las tarifas o los márgenes minoristas, la inflación sigue de largo como consecuencia del impacto de la brecha sobre las expectativas y del impacto de las restricciones a las importaciones generando incertidumbre sobre los costos de reposición de las empresas”.

Con lo cual, dice Vauthier, “mientras no se ataquen las causas de la inflación que se originan en desbalances entre la oferta y demanda de dinero que se mantiene débil, la inflación se va a mantener en un piso muy elevado”.  

De acuerdo con la receta del economista Eduardo Fracchia, del IAE “para bajar la inflación es necesario reducir la tasa de crecimiento de la emisión monetaria, abrir más la economía, dar un sendero razonable en la tasa de interés, reducir el déficit fiscal y aumentar la oferta de bienes y servicios”.

Soledad Perez Duhalde, economista de ABECEB cuenta que la previsión inflacionaria de abril es 3,7%.  Según esta consultora, la desaceleración se vislumbra en torno del 2,6% mensual entre mayo y diciembre,  cerrando el año en 43,8%. “Si la inflación no se desacelera visiblemente en los próximos meses, el Gobierno va a imponer mayores controles y atraso cambiario, hasta donde las reservas del Central y la brecha lo toleren. No es probable que se busque mayor coherencia fiscal y monetaria en el período pre-electoral. Y pasada la elección, es muy difícil que la estrategia actual pueda mantenerse”, señaló en un informe reciente.

Desde Ecolatina que prevé un alza inferior al 4% en abril, el economista Matias Rajnerman, anticipó que “a diferencia del año pasado, las restricciones a la circulación no van a tener un impacto desinflacionario. Sin embargo, es probable que la suba de precios se desacelere en los próximos meses debido al dólar oficial planchado que puede ayudar a contener presiones en un contexto de ajustes tarifarios y salariales moderados. Según la consultora, este año, la inflación alcanzaría el 42,5%. En tanto, el relevamiento de expectativas de mercado (REM) del Banco Central proyecta un crecimiento anual del nivel de precios del 45,6%.

(Fuente: Clarín)