INICIO > política 3 julio, 2021

Argentina podría recibir más de 2 millones de dosis de EEUU con el nuevo DNU de Fernández

Luego de meses de negociaciones con el gobierno de Estados Unidos para conseguir vacunas que no iban para ningún lado, el nuevo decreto firmado por el presidente Alberto Fernández podría significar una nueva luz para las donaciones. Argentina conseguiría más de 2 millones de dosis.

Debido a que nuestro país no contaba con el marco legal adecuado, del cargamento de vacunas que Estados Unidos anunció que donará a América Latina, Argentina no recibirá ninguna. Es que no tiene contrato con las tres marcas ofrecidas: Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson. A pesar de que Pfizer fue autorizada por la ANMAT, las otras dos aún no.

El millonario cargamento repartirá 13 millones de vacunas en la región, una parte a través de Covax, y la otra de forma directa, para países que estén en estado de urgencia. Sin embargo, para Argentina no se había anunciado ni cantidad ni fecha de una posible donación.

Desde Estados Unidos habían advertido que para poder recibir las dosis se debía tener un marco regulatorio y legal necesario, pero Argentina no lo ofrecía.

Las vacunas ya comenzaron a distribuirse. México ya ha recibido 1,3 millones de Johnson y Jonhson, Canadá un millón de Moderna, Colombia 2,5 millones de Moderna, Perú 2 millones de Pfizer, Brasil 3 millones de J&J, Paraguay un millón de Pfizer, Ecuador dos millones y Uruguay 500 mil.

Argentina está en el puesto número dos de la lista de donaciones directas de la Casa Blanca, detrás de Brasil, ya que nuestro país tiene prioridad en cantidad de dosis. Mientras que el país vecino recibió 3 millones de vacunas, se espera que de la negociación se consigan 2 millones de dosis para nuestro país.

Para ello, no solo se confía en las gestiones del embajador Jorge Argüello en Washington, sino también en la visita del asesor especial de Biden para la región, Juan González. Por su parte, el líder de la cámara de diputados, Sergio Massa, también insistió en el tema al reunirse con funcionarios de la capital estadounidense. Pero desde allí, siguen pidiendo el marco legal adecuado.

Para poder conseguirlo, el líder del Frente Renovador buscó una salida a través del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que ofrece un “seguro de indemnidad”, para que los países puedan negociar más fácilmente con los laboratorios. Podía haber sido una salida para evitar el DNU y lograr la salida de la ley en el Congreso.

Sin embargo, esa herramienta no fue aceptada. El Gobierno prefirió firmar un decreto que destrabe el tema, en vez de aceptar un beneficio del presidente del BID, Mauricio Claver Carone, que ocupó la jefatura del organismo ganándole al argentino Gustavo Béliz.

Fuente: Vía País