INICIO > política 12 abril, 2021

Alberto Fernández regresa a la actividad oficial en un encuentro con el enviado de Biden

Alberto Fernández está esperando que sus médicos le confirmen el alta para volver a la actividad plena. En este caso un día más o menos puede hacer la diferencia. El Presidente quiere entrevistarse personalmente con el enviado de Joe Biden a Latinoamérica que viaja por la región desde ayer.

Haber incluido a la Argentina en esa gira que tiene escalas en Colombia y Uruguay resulta de extrema importancia para un gobierno que oscila entre mantener una alianza estratégica con China y Moscú, no alinearse con las sanciones a Venezuela, y al mismo tiempo no romper con Washington al que necesita (o necesitará en unos meses) más que nunca si quiere llegar a algún acuerdo lógico con el FMI.

La delegación de Biden está encabezada por el asistente especial del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y director senior para el Hemisferio Occidental, Juan González, y la subsecretaria interina para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Julie Chung.

Juntos viajarán del 11 al 15 de abril a Colombia, Argentina y Uruguay “para interactuar con funcionarios gubernamentales” según informó el sitio oficial de la Casa Blanca. Allí se explica que en Bogotá los funcionarios “debatirán sobre recuperación económica, seguridad y desarrollo rural, la crisis migratoria venezolana y el liderazgo climático regional de Colombia”.

Además, señaló que en Argentina y Uruguay, González y Chung “debatirán las prioridades regionales, incluido el abordaje de los desafíos de la crisis climática y la pandemia de covid-19 y las amenazas a la democracia, los derechos humanos y la seguridad en nuestro hemisferio y en todo el mundo”.

Hasta allí la agenda oficial, pero en medio de ese lenguaje pueden encontrarse algunos de los temas que más interesan a EE.UU., con relación a la Argentina.

El avance de China y sus negocios en la Argentina están en el centro de esa mirada. A Washington le preocupan también los movimientos pesqueros de las flotas chinas en la región. Puntualmente se sigue de cerca el avance de buques de esa bandera que fueron corridos del Pacífico por Perú y Chile y que terminaron rodeando el continente para sumarse a los cientos que depredan la riqueza de la plataforma continental ubicándose sobre la milla 201.

Un episodio que generó nuevamente irritación de Washington hacia Buenos Aires fue la cancelación de la visita del buque patrulla Stone de los Estados Unidos al país a fines de enero. Esa nave, dedicada específicamente a la patrulla pesquera, venía en visita de cortesía en lo formal, pero con la intención de relevar la verdadera situación de la flota de pesca china que opera frente a las costas argentinas, una realidad que es bien conocida y que se refleja en las fotos de una verdadera ciudad flotante.

Hay otro punto que, a pesar de los cortocircuitos, siempre mantiene abierta la línea entre la Casa Blanca y la Rosada: la situación de Venezuela. Washington privilegia, por encima del voto que pueda tener Argentina en foros internacionales sobre la situación de los derechos humanos en ese país, la posibilidad de mantener relaciones con un país que tiene una situación interna estabilizada y tiene relaciones cercanas con Venezuela.

González viene con sus antecedentes latinoamericanos que ayudan al dialogo. Nació en Cartagena y de chico se mudó a los Estados Unidos con su familia. Luego se educó en Nueva York, se graduó en la Universidad de Georgetown y llegó a desempeñarse como voluntario del Cuerpo de Paz en Guatemala. Su participación en gobiernos demócratas arrancó con la Administración Obama.

Fuente: Ámbito