INICIO > nacionales 26 abril, 2021

Alarmante: los medicamentos para terapia intensiva aumentaron su precio hasta un 1300%

Así lo advirtió la Unión Argentina de Salud a través de un informe realizado por su Observatorio de Costos de la Salud.

El avance de la segunda ola de coronavirus en Argentina y la cada vez más preocupante escasez de capas de terapia intensiva llevaron a que los precios de los medicamentos para dicha instancia hayan sufrido un aumento descomunal.

En este sentido, la Unión Argentina de Salud, a través de un informe realizado por su Observatorio de Costos de la Salud, dio a conocer que algunos medicamentos esenciales para terapia intensiva vieron un aumento en sus precios de entre 300% y 1.300%.

De esta forma, desde la entidad enumeraron casos que vieron fuertemente aumentados sus precios con respectado a la situación previa a la llegada del COVID-19 a la Argentina. Algunos de ellos son el Midazolam, para la sedación de pacientes, pasó de $38,70 previo a la pandemia a $514 (1.229% de aumento); el relajante muscular Atracurium Besilato pasó de costar $138,58 a $732 (428% de aumento); el anestésico Citrato de Fentanilo pasó de $52,20 a $387 (642% de aumento).

En el relevamiento se menciona esta suba de precios a pesar del convenio que realizó el el Gobierno, a través del Ministerio de Salud de la Nación, con los laboratorios y distribuidores de estos fármacos para establecer un precio máximo de referencia por un lapso de seis meses. “Este acuerdo llegar tarde y solo después de que la industria ha asegurado aumentos discrecionales en insumos escasos y críticos”, mencionan.

“De algún modo la firma de del acuerdo entre la Secretaría de Comercio Interior, el Ministerio de Salud de la Nación y representantes de la industria farmacéutica los convalida”, continuaron, puntualizando sobre los incrementos en los precios de estos fármacos esenciales. “La industria farmacéutica ha fijado precios en forma unilateral, sin ningún control regulatorio hasta ahora, basándose en especulaciones, escudados en la devaluación del peso argentino, las dificultades para la importación y la escasez de materia prima a nivel mundial”.